Biografía de Michael Schumacher

Biografía de Michael Schumacher

36
0
Compartir

Biografía de Michael Schumacher

Esta frase podría haberla dicho perfectamente el protagonista de este post pero no, no fue Michael Schumacher. Pero fácilmente a los que la lean se les vendrá a la cabeza el piloto alemán.

Michael Schumacher
Sus comienzos se asemejan a los de cualquier otro piloto: Subió por primera vez a un kart a los cuatro años de edad. Su padre, Rolf, mecánico de la pista de karts de Kerpen, puso para él un motor monocilíndrico de un ciclomotor a un kart a pedales. No importó que se llevase una farola por delante. Fue progresando en el karting, especialidad en la que fue subcampeón del mundo júnior con 16 años.
Piloto polémico, arriesgado, egocéntrico…he de decir que algunas de las críticas son ciertas pero la carrera deportiva de este piloto es larga y he decidido centrarme sólo en la época de Ferrari. Dicen que un buen coche  hace ganar títulos a un piloto, pero en mi opinión hay algo una conjunción más valiosa: un piloto y un equipo que trabajando juntos consiguen hacer a una escudería ganadora.
En 1996 fichó por Ferrari con el objetivo de relanzar el palmarés de la mítica marca italiana. Estuvo durante cuatro años a punto de lograr el triunfo, pero por una serie de razones (entre ellas un accidente en 1999 en el que se fracturó las dos piernas) tuvo que resignarse a acumular victorias parciales hasta el año 2000, temporada en la que se proclamó campeón del mundo, algo que no lograba Ferrari desde 1979. En 2001 no sólo ganó nuevamente el campeonato, sino que obtuvo su victoria número 52 en Grandes Premios y batió el récord que hasta entonces ostentaba el piloto francés Alain Prost.

De forma unánime, Schumi logró el reconocimiento internacional como mejor piloto de la historia, una auténtica leyenda situada a un peldaño del histórico Fangio, el piloto argentino que en la década de los cincuenta fue cinco veces campeón del mundo; una gesta sólo al alcance del “Barón Rojo” de la Fórmula 1. Camino de emular a Fangio, Schumacher comenzó el Campeonato del Mundo 2002 con una clara victoria en el G.P. de Australia, la número 54 de su cuenta particular y la tercera consecutiva en el circuito de Melbourne. Después sólo necesitó disputar diez pruebas más, en las que logró otras siete victorias (Brasil, San Marino, España, Austria, Canadá, Gran Bretaña, Francia), dos segundos puestos (Mónaco, Europa) y un tercero (Malaysia), para proclamarse pentacampeón mundial. Igualó así el récord de Fangio pero además logró el título a seis pruebas del final del campeonato y arrebató a Nigel Mansell la marca conquistada en 1992 cuando el británico fue campeón a falta de cinco carreras.

El arranque del Mundial 2003 resultó más irregular de lo esperado para el piloto alemán que no logró subir al podio en los dos primeros G.P. del año y, en el tercero, abandonó el circuito; una circunstancia que no protagonizaba desde muchas carreras atrás. Todo cambió en San Marino, cuarta cita del campeonato, donde Schumi logró un triunfo especialmente emotivo pocas horas después de conocer el fallecimiento de su madre en Colonia. Con un golpe soberano de autoridad, también fue primero en Montmeló y en el G.P. de Austria y comenzó a fraguar la consecución de su sexta corona mundial. Volvió a subir a lo más alto del podio en Canadá y, pese a no demostrar la hegemonía de otras temporadas, el piloto de Ferrari se ocupó de puntuar en todos los G.P. para mantener la regularidad necesaria en todo aspirante al campeonato. Dos triunfos consecutivos en Italia y Estados Unidos colocaron a Schumi a un solo punto del título; una posición de privilegio para convertirse en el piloto más laureado de la historia. Todo debía dirimirse en el Gran Premio de Japón, última cita de la temporada, y en el circuito asiático el Barón Rojo cumplió su cometido: fue octavo y sumó a su casillero el punto que le otorgaba el sexto campeonato del mundo de su carrera; los cuatro últimos de manera consecutiva.

El 29 de agosto de 2004 sumó un nuevo título mundial a su palmarés, el séptimo, a falta de cuatro pruebas, tras lograr el segundo puesto en el Campeonato de Bélgica, por detrás de Raikkonen. Con un inicio fulgurante, con victoria en las cinco primeras pruebas, Schumacher sumó un total de trece victorias (Australia, Malaysia, Bahrein, San Marino, Montmeló, Nürburgring, Canadá, EE.UU., Francia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica y Japón) y 148 puntos, 34 por encima del segundo clasificado, Barrichello. Destacan además sus nueve poles, marcas todas que acreditan un excelente año y que encumbran aún más al piloto de Hürt-Hermülheim como uno de los mejores pilotos de todos los tiempos.

Biografía de Michael Schumacher

Y hasta aquí se acabó la gloria. Muchos somos los que pensamos que debió retirarse después del séptimo título. Pero como ya pasó con otros mitos del deporte como Michael Jordan, ellos sólo en la competición ven la vida.
Compartir
Artículo anteriorCoches de la policía en Europa
Artículo siguienteFerrari F12: el último V12
Copywriter y Community Manager - paulapmartin.com Hacer de tus debilidades, oportunidades y de tus fracasos, fuentes de conocimiento y progreso, creo que son garantía de éxito si además no te olvidas del sentido del humor cada día.

No hay comentarios

Dejar una respuesta