Ada Pace: la piloto que no se rendía nunca

Ada Pace: la piloto que no se rendía nunca

25
0
Compartir
Ada Pace

Biografía de Ada Pace

Hoy os traemos la historia de Ada Pace, conocida como Sayonara, piloto de coches y motos (Torino, 16 febrero de 1924) que compitió en los años 50 y 60.

Ada Pace

Desde muy pequeña practicó deporte pero fue participando en una carrera monomarca (año 47) organizada por  el “Vespa Club” que despertó su pasión por las carreras. Piaggio vió su potencial y la ofreció una moto oficial. 

En 1950 comenzó a competir también en carreras de coches con no demasiado éxito pero por otra parte siguió destacando en motos y ganó el “Trofeo Nazionale Gincane” en 1953, 1954 y 1956.

Cuando parecía que su éxito estaba destinado a las dos ruedas llegó la “Torino – San Remo” y Ada Pace al volante de un Fiat 1500 6C se llevó la victoria dejando estupefactos al público y a su propia familia. Teniendo en cuenta que era un 21 de abril de 1951 que una mujer ganase una carrera de coches era más extraño que un unicornio, además para la moralidad de la época (no olvidemos tampoco que era Italia) una mujer de 27 años entre una muchedumbre de hombres… Finalmente la ceremonia de victoria consistió en darle un ramo de rosas a la ganadora mientras su madre permanecía sentada en el coche de Ada Pace, bolso en las rodillas y cara de pocos amigos.

Esa victoria no fue la suerte del principiante y Ada Pace se vuelve una habitual de los podios y sus contrincantes masculinos no lo llevaron demasiado bien. Eran habituales las reclamaciones oficiales cada vez que la piloto subía al podio. Una vez más Ada protagonizó un episodio particular, al terminar la carrera en el  Circuito de Lumezzane, 1957, el comisario técnico, Renzo Castagneto, mandó verificar los coches de los tres pilotos del podio. El vehículo de Ada Pace, primera en la carrera, resultó ser el único de los tres reglamentario, sus dos competidores, hombres que habían quedado por detrás de ella, quedaron descalificados.

En el Circuito de Modena, Ada venció la Coppa d’Oro ACI de 1960. El segundo y tercer clasificados no presentaron ninguna reclamación pero se negaron a subir al podio por no ser fotografiados en una posición inferior a una mujer.

Ada Pace, lejos de amilanarse o echarse atrás, nunca descuidó su actitud pacífica y sorriente. Eso sí preparó su coche para dejar claro su posición, a menudo escribía en la parte posterior de la carrocería “sayonara”, con un par.

En poco tiempo “Sayonara” se convirtió en su apodo en las carreras. Además por la época los pilotos podían correr con pseudónimo y Ada optó por ello como en Aosta-Pila 1959, que partecipó en la categoría de Gran Turismo como “Sayonara” conduciendo un “Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce” y en la misma carrera pero en la categoría Sport, como Ada Pace, en un “Osca 1100 Sport”, ganando la carrera y estableciendo el nuevo record del trazado.

Ada Pace
Ada Pace y su “Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce” y

No sólo tuvo detractores “Sayonara” y muchos nombre importantes de la época mostraron su admiración por Ada Pace: Elio Zagato, Enzo Ferrari, Piero Taruffi y los hermanos Maserati entre otros.

En 1959, Ada Pace se lleva la victoria en la Trieste-Opicina y, en 1960, la “Targa Florio” (categoría 1100 sport), conduciendo un OSCA-Maserati. Al año siguiente con el mismo coche, compitió en la
Stallavena-Boscochiesanuova, adjudicándose la victoria en la categoría Sport y consiguiendo un record aún por batir.En esa temporada la fichó Alfa Romeo y comenzó a correr con un “Giulietta SZ”.

Con la “SZ” di sua proprietà aveva già dato buona prova conquistando la piazza d’onore nel Rallye del Sestriere del 1959 ed è in una delle “SZ” ufficiali, alla “12 ore di Monza” del 1961, che le occorse l’incidente più spettacolare della carriera, dal quale si può capire la grinta del personaggio.

Con el “SZ” de su propiedad ya había demostrado su calidad como piloto conquistando el lugar de honor en el Rallye Sestriere de 1959 y con un “SZ”, en las “12 Horas de Monza” de 1961, ocurrió el accidente más espectacular de su carrera, toda una demostración de la determinación de su carácter.

  • Mientras que en Monza estaba a punto de coger la parabólica, sobre los 200 kmh, el diferencial de su “Giulietta” cedió de repente, provocando una gran inestabilidad en su coche.
  • El coche salió volando y cayó brucamente
  • La situación era dramática, las ambulancias estaban muy lejos y Ada Pace estaba atrapada en el coche boca abajo, con el techo aplastado, las puertas cerradas y la gasolina filtrándose en abundancia en la cabina del piloto. “Sayonara”, sin embargo, no era una mujer temerosa y, después de llegar al asiento trasero, destrozó a golpes con el codo la luneta trasera. Salió del vehículo y corrió para alcanzar el refugio; justo a tiempo para ver el fuego estallar.

Después corrió con otras marcas como Lotus entre otras. Después de la temporada 1964 , poco exitosa, participó el 27 de febrero 1965  en el 5º Rally dei Fiori. Volvió a sufrir un accidente, se estrelló contra un camión que pasaba en la dirección opuesta. Salió ilesa del accidente pero marcó su retirada de la competición.

Ada Pace
Ada Pace entregando un premio en un Club de Vespa (2004)

En Cinco Válvulas nunca olvidamos a las mujeres que han formado y forman parte del mundo del motor, todavía, a mi parecer muy pocas. Aunque a día de hoy cada vez veamos más periodistas femeninas siguiendo los eventos o en programas especializados todavía son pocas las mujeres mecánico, ingeniero, directora de equipo… y por supuesto como piloto oficial. Sin duda Ada Pace es todo un ejemplo de constancia, fortaleza y lealtad a una misma, para todos, tanto mujeres como hombres, al fin y al cabo somos todos personas.

Compartir
Artículo anteriorGP Australia: Horarios, retransmisiones en tv, circuito
Artículo siguienteFerrari 488 GTB
Copywriter y Community Manager - paulapmartin.com Hacer de tus debilidades, oportunidades y de tus fracasos, fuentes de conocimiento y progreso, creo que son garantía de éxito si además no te olvidas del sentido del humor cada día.

No hay comentarios

Dejar una respuesta